lunes, 31 de agosto de 2009

Ulises en el Pirineo...

Entre los escritos en prosa de Mn. Jacint Verdaguer, hay unas cuantas rondalles o leyendas populares. Entre ellas, una titulada El mariner de Sant Pau recuerda sustancialmente un episodio del canto XI de la Odisea de Homero:

Mas, luego que en tu mansión hayas dado muerte a los pretendientes, ya con astucia, ya cara a cara con el agudo bronce, toma un manejable remo y anda hasta que llegues a aquellos hombres que nunca vieron el mar, ni comen manjares sazonados con sal, ni conocen las naves de encarnadas proas, ni tienen noticia de los manejables remos que son como las alas de los buques. Para ello te diré una señal muy manifiesta, que no te pasará inadvertida. Cuando encontrares otro caminante y te dijere que llevas un aventador sobre el gallardo hombro, clava en tierra el manejable remo, haz al soberano Poseidón hermosos sacrificios de un carnero, un toro y un verraco, y vuelve a tu casa, donde sacrificarás sagradas hecatombes a los inmortales dioses que poseen el anchuroso cielo, a todos por su orden. Te vendrá más adelante y lejos del mar una muy suave muerte, que te quitará la vida cuando ya estés abrumado por placentera vejez; y a tu alrededor los ciudadanos serán dichosos. Cuanto te digo es cierto. (Homero, Odisea, XI, 120-137)

Verdaguer sitúa su historia en tierras de Girona: un marinero sale de l'Empordà, tras perder barco y familia, y termina su viaje, en busca de hombres que no conozcan el remo, en el pueblo de St. Pau de Segúries. A diferencia de Ulises, que deja el remo y regresa a Ítaca, el marinero de Verdaguer se instala en el pueblo.


En la actualidad, en St. Pau de Segúries (aunque dentro ya del término municipal de Camprodón) existe una gran masía llamada "El Mariner", dedicada ahora a casa de turismo rural. Da acceso al conjunto de edificios una puerta con arco, en cuya parte superior hay un relieve de un barco, y el nombre y año de su construcción. Quien desee ver el conjunto, puede visitar la pàgina web de "El Mariner".


Hasta no hace mucho, en una plaza del pueblo, al lado de la carretera, se podía ver una pequeña barca en una zona ajardinada...


En St. Pau de Segúries hay otro vestigio importante de la cultura clásica: un largo tramo de la vía romana de Capsacosta, que unía el Pirineo con el Empordà. Hace unos años fue consolidado y museizado mínimamente. El recorrido, que ha de hacerse a pie (unos 8 km, ida y vuelta), parte de St. Pau de Segúries. Puede verse la ruta -con fotos- en esta página.

(Este post va dedicado a cuantos tienen la suerte de impartir una asignatura llamada familiarmente "Referentes". Y, entre ellos, a Ana, causante de esta publicación...).

1 comentario:

Ana dijo...

Es fantástico, Luis, muchas gracias por compartir este referente. Es una historia tan hermosa que vale la pena que se difunda al máximo. Es lo bueno de la red, que permite conocer detalles que de otra forma quedarían para los de la zona.