lunes, 17 de agosto de 2009

Cuarenta mil...

Ayer, este blog llegó a las cuarenta mil visitas en apenas tres años. Dicho así, parecen muchas, pero en realidad no suponen más que unas 37 al día.

Las personas veneramos los números redondos: nos suelen gustar. Vienen a ser algo así como una raíz histórica a la que referirse. Además, aprovechamos para hacer un balance del que nos sentimos orgullosos y, si resulta que es verano, se apaña un post sin gran esfuerzo.

Con ésta, son ya 257 las entradas, y 840 los comentarios que han provocado. Hasta aquí, los datos para aumentar la autoestima. Porque leí hace poco que los blogs son una nueva manera de autoafirmación: decir cuanto nos viene en gana, con la esperanza de alguien lo lea.

Con motivo de tal efemérides, ahí van algunas ideas que se me vienen a la cabeza.

Este blog, con sus ilusiones y sus miserias, es hijo sietemesino de Chiron (nació un poco antes que la web colaborativa, pero fue el centauro quien lo provocó. Bueno, más bien una centauresa...). Y, sin Chiron, es posible que ya hubiese pasado a engrosar el cementerio bloguero.

La idea originaria era dirigirme a mis colegas y aportar lo aprovechable que pudiera tener mi experiencia docente. Sé que ese es mi público habitual; pero pronto me sorprendí al enterarme de que algunos alumnos también lo seguían, con más o menos asiduidad. Quizá, muchos de ellos han dejado de hacerlo, pero a mí me alegró en su momento que encontraran algo útil en estas reflexiones. No en vano un alumno de bachillerato tiene unos intereses bastante más cercanos a los nuestros de lo que a veces pensamos.

Alguna polvareda de comentarios se ha levantado por el camino. Las más, buscadas, y casi todas pacíficas. Como la provocada por el "peligro de sacar un diez", o la dedicada al "milagro valenciano", o la que reclamaba "más tiempo para el latín".

En fin, que la vida sigue y el futuro del blog nadie sabe por donde irá, ni siquiera yo mismo. Corre por ahí aquello de que "un blog se alimenta de comentarios". Mientras los haya, esto tendrá sentido. Cuando desaparezcan, será que el blog ya no provoca ningún interés y llegará la hora de echar el cierre...

5 comentarios:

Ana dijo...

Ni hablar de cierres, ¿qué sería de la blogosfera clásica sin la voz del magister? Este blog es una referencia imprescindible, una posición ganada a pulso con entradas brillantes, reflexiones enriquecedoras, comentarios que dan vida, palabras que animan, pensamientos que motivan. Enhorabuena por haber llegado hasta aquí, ya sabes que en estas cosas lo fácil es nacer y lo complicado es mantenerse. Muchas gracias por seguir ahí, magister, esperamos leerte mucho, mucho tiempo más.

PS: Y no me eches la culpa, que este blog nació solito, sin mi ayuda, lo encontré después de haber visto la luz.

Isabel dijo...

Luis, eres imprescindible en nuestra vida blogera, y en la personal ... anda que no me han servido a mí tus palabras de ánimo y tu ayuda ! así que a seguir engordando el blog que todavía tenemos que hacerte muchos comentarios.
Besos.

Margalida dijo...

L'enhorabona, Lluís, i endavant que tots et necessitem moltíssim, magister, i les clàssiques encara més. Per molts anys!

Luis Inclán dijo...

Ana, Isabel y Margalida: muchas gracias a las tres por vuestros ánimos. Cuando esté deprimido ya sé a quién acudir... Ojalá nos veamos pronto por Madrid.
Saludos cordiales y agradecidos.

Juan Carlos Sesé dijo...

La película "Ágora" que se estrena en septiembre traerá nueva luz a los estudios clásicos. He puesto una entrada en mi blog (pincha mi nombre) ¿Qué opinas?
catulo@educaragon.org