lunes, 7 de junio de 2010

La "decadencia" de las clásicas

Es un tema recurrente hablar con cierta periodicidad de la decadencia de las clásicas en la educación, sobre todo en la secundaria. Antes, era cada nuevo plan de estudios el que cercenaba nuestras materias. Ahora, ya no hace falta: la autoridad de turno, o el equipo directivo del centro, puede ir aplicando la tijera sin ningún rubor.

Son ya muchos los años que llevamos en esta situación, pero la cosa sigue yendo a peor: ahora con la amenaza en bastantes centros de no cursar latín o griego porque la matrícula no llega a X alumnos (¿8?, ¿5?). Los criterios -ya se ve- son puramente económicos. Y en épocas de crisis esos criterios adquieren carta de intocables.

Acabo de leer una entrevista a Jaime Siles, Presidente de la SEEC (Sociedad Española de Estudios Clásicos) en eldía.es de Santa Cruz de Tenerife. Y trata del tema que menciono. Puedo estar de acuerdo en varias cosas (por ejemplo, en la influencia nada afortunada de algunos pedagogos en los actuales moldes educativos; o en la valía de los profesores de secundaria -me consta que los de su zona (Valencia) están entre ellos-). Pero también hay ciertas falacias: habla del gran aumento de estudiantes de clásicas en su universidad. Pero no cita cuántos abandonan esos estudios, decepcionados por lo que encuentran.
Tampoco puedo estar de acuerdo con frases como "cuando los políticos oyen fundamentos y razones, atienden a ellos". ¿Alguien puede constatar semejante afirmación?

Por otro lado, a través del ICE de la Universidad Autónoma de Barcelona (Equip de Clássiques) se viene manteniendo un vivo debate sobre la situación del Latín y del Griego en el bachillerato de Catalunya. Los lamentos son elemento común en todos los comentarios, aunque también hay ideas constructivas. Ya dije ahí en su momento que, cuando los equipos directivos no van en dirección contraria, el profesor de clásicas puede hacer mucho: potenciar (mimar, casi diría) la cultura clásica de la ESO y el Latín de 4º: eso suele dar un número de alumnos para bachillerato nada despreciable. Pero hay que esforzarse, llevar las nuevas tecnologías al aula y utilizarlas con sentido en nuestras materias (blogs de aula, de alumnos, wikis, uso del moodle...), ser capaces de transmitir ilusión, pasión y cariño por lo que hacemos...

No todo está perdido, pero hay que luchar. No por nuestra supervivencia -que también-, sino por el futuro de una educación de calidad. Y ¿quién duda que tenemos en nuestras manos algo importante para que esa calidad sea algo real?

4 comentarios:

Margalida dijo...

Quanta raó tens, Lluís!
En comptes de parlar de jubilació, ens encoratges com a bon mestre a seguir lluitant.

Plurimas gratias, magister!

Sebastià Giralt dijo...

Encara pitjor és quan la supressió es deu no al nombre sinó a l'arbitrarietat de la junta.
Estem pensant en com publicar aquest debat que esmentes, Lluís. De tota manera fixa't que t'ha quedat malament l'enllaç al nostre equip: http://pagines.uab.cat/iceclassiques/

Luis Inclán dijo...

Gràcies a tots dos!
Sebastià: ja he canviat l'enllaç.

Negrevernis dijo...

Estoy de acuerdo contigo. Por experiencia rubrico lo que dices sobre mimar las clases de Cultura Clásica, que, al menos en mi centro, es elegida por los alumnos que no saben qué optativa escoger y van huyendo... Un buen y esforzado profesor ahí luego gana alumnos en los cursos superiores.

Lastimoso que el dinero marque también estos niveles de cultura. Mucho ánimo.