domingo, 9 de diciembre de 2007

RESPONSABILIDADES

Cierro, con esta entrada, la improvisada trilogía sobre consideraciones en torno al sistema educativo y al fracaso escolar. Quien haya leído lo que escribí anteriormente habrá visto que, primero, hice mención de algunas causas sociales (el entorno: política, sociedad, familia...); luego, comenté la convicción de que nosotros, los profesionales, tenemos también alguna responsabilidad en el desaguisado.

Ahora, querría hacer hincapié en una causa no menor. Hace poco, leí que la nueva ley de educación que se está preparando en mi Comunidad tiene la intención de evaluar a profesores y escuelas. Si esta especie de examen se lleva a cabo con objetividad y sentido común, no me parecería fuera de lugar.
Sin embargo, ¿alguien ha pensado en pedir cuentas a los responsables -políticos y pedagógicos- que han perpetrado los planes de estudio que nos han llevado a donde estamos hoy?

Con la LOGSE de 1990 surgieron mil y un profetas que cantaban las excelencias de la nueva ley. No era políticamente correcto discrepar de lo que decían los abanderados de la reforma. Y nos adoctrinaron convenientemente a base de cursillos.

Cuando ya era bastante evidente que las cosas no iban por donde ellos decían, seguía siendo una herejía opinar lo contrario y, en vez de enmendar el entuerto, lo achacaban a la falta de medios, o a que la reforma no se había aplicado bien. Y, posteriormente, nos castigan con dos remedos (puro parche con apariencia de modernidad) llamados LOCE (2002) -muerta antes de nacer- y LOE (2006).

Después de tantos años de correr por el camino equivocado, de mantenella y de no enmendalla, ¿no sería lógico exigir responsabilidades por el perjuicio causado a tantos miles de alumnos y, por ende, a la sociedad? ¿O salen gratis las torpezas de algunos [mal llamados] pedagogos con afán de notoriedad, y de ciertos políticos más atentos a dar panem et circenses al pueblo que a promover el bien común?

4 comentarios:

Ramon Torné dijo...

La LOE no és res en comparació amb el que ens espera amb la futura "llei catalana d'educació". Mira www.aspepc.cat

Isra dijo...

Con certeza hablas, oh magister, y lapidario es tu discurso. Nada más que añadir.

Isabel dijo...

Qué razón tienes en todos tus comentarios!
Apunto dos cosas:
1ª. Me gustaría que los "expertos" que van cambiando las normas de educación (legislatura tras legislatura) nos pidieran opinión a los que realmente estamos en las aulas día a día con las manos "pringás de tiza"(aún no he perdido la esperanza que eso ocurra).
2ª. Mi lema: intentar enseñar todo lo mejor que puedo y con mucho entusiamo a mis alumnos, para que salgan bien preparados ... y ya, a estas alturas,no me planteo si se llama LOE, LODE, LOGSE... Si hago bien o no, no lo sé, pero al menos tengo mi conciencia bien tranquila.

mundosclasicos.Librosenlatin.es dijo...

No hay responsabilidades de esos especialistas porque la capacidad de dictar leyes de forma originaria es del gobierno según pone la constitución y esos sociólogos, pedagogos y demás especialistas escriben la normativa pero en realidad no "la hacen ellos" sino el gobierno de forma abstracta, es decir, cuando ellos escriben los artículos en realidad no "son personas" sino que lo hace la administración de forma etérea y cuasi mágica.
La responsabilidad política de los miembros del gobierno que se les puede pedir es: No ganar las elecciones.

Explicado esto ¡Tienes toda la razón! Pero ten en cuenta que un sistema educativo adecuado empezaría por aplaudir a los buenos y después pegar tirones de orejas, por una parte, a los intocables funcionarios que eduquen de mala manera y anticuada, y por la otra parte, padres pícaros e incorrectos.
Imagínate la situación del gobierno gritando en su discurso político ¡Ineptos, vagos, alienados, educad! ¡Tus hijos son los que no atienden, los que plagian trabajos, los que roban y dañan los centros! ¡leed y tened actitudes cívicas! oh y eso no son votos... sería una hecatombe electoral.