miércoles, 4 de diciembre de 2013

A vueltas con Pisa

Forges, en El País (4.12.13)
Por si fuera poco la aprobación de la ley Wert, ahora el mundo educativo anda revolucionado con la publicación del informe Pisa. Uno corre el peligro, si lee únicamente los titulares de la prensa, de quedarse con lo anecdótico. Si alguna cosa se puede concluir de dicho informe, se ha de hacer profundizando algo en los datos que ofrece; porque no todos son igualmente valiosos. He aquí algunos ejemplos:
1. El impacto socioeconómico y cultural de los alumnos españoles en su enseñanza es mayor que en el promedio de los países de la OCDE. O sea, que seguimos arrastrando la baja tasa cultural de la población de hace ya bastante décadas. Eso sí que realmente influye en el rendimiento de los alumnos: el ambiente cultural que se respira en casa.
2. Cuestiones de dinero: a) según el PIB propio de España, cabría esperar mejores resultados que los obtenidos. b) Por el gasto educativo, lo mismo. Ahora se sitúa en 82.178$ lo que se invierte en un alumno desde los 6 hasta los 15 años. Dicen los que elaboran el informe Pisa que, a partir de 50.000$, la cantidad de gasto no afecta ya al rendimiento. Pero sí afecta -y mucho- cómo se gasta ese dinero.
3. Infraestructuras educativas: la calidad de esas infraestructuras en España es mayor que en la media de los países de la OCDE.
4. La ratio profesor-alumnos es en España de 12,5, casi igual que en el resto de países (12,6).
5. En España se hacen más horas lectivas en conjunto: 1050 frente a las 907 de la media. Pero se hacen menos en materias como Matemáticas, Ciencias y Lengua: 368 por 421 en el resto de países.
6. La autonomía de los centros (en gestión, programación, etc.) es mucho menor que en la media de la OCDE. Y eso, si se hace bien y según el informe, influye en un 34% de los resultados académicos.
7. Absentismo escolar: en España, el 28% de los alumnos faltaron uno o más días a clase durante las dos semanas anteriores a la realización de las pruebas. El promedio OCDE fue de un 15%.
El lector atento habrá ya sacado sus conclusiones sobre qué aspectos sí que influyen en el retraso de nuestros alumnos y cuáles son más bien anecdóticos. Siempre, claro está, que se crea esos resultados y que esté de acuerdo con  los criterios establecidos. 

De todas formas, poco podemos exigir a nuestros alumnos mientras desde el poder público (léase la consellera de Educación de les Illes Balears) se denomina al informe Pisa "informe Trepitja"). Para los no versados diré que, en catalán, 'trepitja' es el presente del verbo trepitjar = pisar. 
Pero esa ya es otra cuestión...