jueves, 20 de septiembre de 2012

Valencia y las clásicas

A más de uno le puede parecer una paradoja: y lo es.

En Valencia (en toda la Comunidad) se ha ido construyendo, a base de años, dedicación, esfuerzo e ilusión, un ambiente envidiable entre el profesorado de clásicas. Hace tiempo (¡ya más de cinco años!) lo comenté aquí mismo. Entonces le puse la etiqueta de "milagro valenciano", y me reafirmo en la expresión. En aquella entrada se recogían muchos blogs y webs que demostraban la vitalidad del profesorado en la aplicación de las nuevas tecnologías a la enseñanza de sus materias. Y hoy día, aún han crecido más.

Hago este preámbulo para contrastar esa realidad con lo que hoy en día son los estudios de Latín, Griego y Cultura Clásica, no solo de la enseñanza secundaria sino también en las universidades  valencianas. Porque me ha sorprendido desagradablemente el artículo aparecido ayer en el Quadern de El País, titulado Tu quoque, universitas? En él se dibuja un panorama desolador de la situación de las clásicas en Valencia. Por ejemplo, la desaparición del Latín de los estudios de Historia. ¿Dónde lo aprenderán los archiveros y los que estudian cualquier aspecto de la Edad Media? Parece que el Latín y el Griego han quedado reducidos a los estudios de Clásicas, con el consiguiente empobrecimiento del acervo cultural de los futuros graduados.

Y todo ello coexiste con una pujante presencia de las lenguas clásicas en internet. ¿No será éste el reducto para la pervivencia de esas lenguas? En un mundo cada vez más interconectado, quizá la presencia en la red sea el índice de valoración de un saber. Y quizá sea ahí donde los estudiosos puedan colmar las lagunas que les deja una universidad demasiado especializada, tecnicista y pragmática.
Pero ya es triste que haya de ser así...


3 comentarios:

GB dijo...

En Valladolid los de historia sólo pueden (o podían) cursar latín y griego si lo cogían de libre elección. Debido a la dactilocracia había exceso de profesores en esa carrera y te encontrabas (caso de mi hermana) una cuatrimestral ¡con cuatro profesores! Luego algunos (que encima les metían unas patadas al pobre latín) se quejaban de que en tercero de carrera la gente no sabía latín (los que habían dado algo ya lo tenían más que olvidado y otra gente no lo había visto en su vida) y que era una vergüenza y tal, pero cuando los de Clásicas les ofrecían un latín por una de historia, lo rechazaban. Conclusión, hacer paleografía latina y castellana medieval sin saber latín...
Luego vas a las bibliotecas históricas y no encuentran los libros o está el autor incluido en el título o el descriptor está puesto en genitivo y tú no lo encuentras porque lo has puesto en nominativo... En fin

eduideas dijo...

Y la nueva ley educativa reduce el griego en el colegio, como comento en mi último post. Cada vez menos clásicas

Larus Argentatus dijo...

Desde hace un par de años los alumnos de Musicología de los Conservatorios Superiores de Valencia estudian un año de latín. No es mucho, pero es un comienzo.