viernes, 16 de octubre de 2009

Asuntos inquietantes

Algunos hechos diversos han coincidido casualmente esta semana:

El miércoles tuvimos claustro en nuestro centro para ilustrarnos sobre el PAC (Proyecto de Autonomía de Centros), que busca frenar el fracaso escolar, conseguir unos mejores resultados académicos, etc., etc.
El inspector que nos hizo la presentación señaló el primer paso a seguir: responder a una encuesta (padres, profesores y una selección aleatoria de alumnos) sobre el estado actual del centro. Después, con los resultados en la mano, emprender las actuaciones a que haya lugar.
No deseo hacer un juicio de valor antes de ver por dónde van las cosas pero, a la luz de las preguntas que se han de responder (anónimamente, claro), y de la baremación que de ellas se hará, no auguro mucho futuro a las conclusiones que se desprendan... o que deseen que se desprendan. Veremos.

Por otro lado, ayer mismo publicaba en su blog mi amigo Ricardo una noticia preocupante: un inspector de secundaria, catedrático de Matemáticas, afirmaba sin más que el latín no contribuye a ninguna de las competencias básicas. Y aún más: otro inspector, doctor en Matemáticas, había sentenciado, hace un año, que el latín y el griego no deberían estar en los planes de estudio actuales.

Por último, hoy mismo aparece en el blog de Álvaro su testimonio sobre determinado(s) profesor(es) de griego que desaconsejan a sus alumnos cursar esa materia en segundo porque los exámenes de selectividad son muy duros y suspenderán.

Desgraciadamente, ya no nos coge nada por sorpresa, pero cosas como estas son, al menos, inquietantes.

5 comentarios:

Ricardo dijo...

Muchas gracias, Luis, por tu referencia a mi artículo y por esta información que nos ofreces. Parece que llueve sobre la casa... Ya pasará. Un fuerte abrazo.

planseldon dijo...

Es inquietante pero cierto. Yo hace tiempo que vengo advirtiendo que la mayor parte de nuestros colegas no entienden por qué se estudia latín y griego en secundaria. Incluso algunos bien intencionados -generalmente de profesores de literatura o historia- que nos defienden, lo hacen con argumentos débiles o demasiado vagos.

Nosotros somos los primeros que debemos reaccionar, pero para eso hay que tener claro por qué se debe enseñar latín y griego:

1. Aprender latín y griego sirve para mejorar -y mejorar mucho- la competencia lingüística de los alumnos. El alumno que aprende léxico latino y griego amplía enormemente su capacidad expresiva y comprensiva en español.

2. El latín y el griego son lenguas, como tal deben ser enseñadas. Si nuestros alumnos no aprenden nada de vocabulario griego o latino (cosa que, lamentablemente, viene sucediendo los últimos 30 años), es normal que se ponga en duda nuestro papel.

3. El latín y el griego no deben ser consideradas (como se ha hecho erroneamente en muchos casos) meras asignaturas ancilares del análisis morfosintáctico o de la Historia antigua.

En resumen: si nuestros alumnos no aprenden vocabulario, si no aprenden realmente latín y griego, sino tan solo a analizar y traducir con diccionario, es normal que se ponga en duda nuestra presencia.

Yo sé que tú estás de acuerdo conmigo, amigo Luis, pero ¿cuántos profes de Clásica crees que lo tienen tan claro?

Un abrazo.

Luis Inclán dijo...

Querido Carlos: te agradezco tu documentado comentario. Yo tampoco tengo claro que todos nuestros colegas de clásicas sean de esa opinión. No hace falta más que ver lo que cito en el post. Pero casi nunca nos ha venido el viento a favor. O sea, que ya estamos acostumbrados. Aunque no quiera eso decir que cejemos en el empeño.
Saludos cordiales.

Mª Jesús Prieto dijo...

Me parece terrible lo que comentáis y es deprimente ver a compañeros de instituto que cuestionan tranquilamente la utilidad de lo que enseñamos.
Hay una gran guerra entre ciencias y letras y, de encubierta, está pasando a ser a las claras.
Es cierto todo lo que dice Carlos en su comentario pues, a veces, somos nosotros los que no lo tenemos tan claro como deberíamos pero muchas veces es imposible conseguir que los alumnos aprendan vocabulario pues les frena lo que constantemente oyen de "lenguas muertas".

La Belle Dame Sans Merci dijo...

Me veo en la obligación de añadir a todo lo dicho ya que el panorama que veo del futuro de nuestra especialidad, después de leer esto, me resulta desolador.
¡Gracias por la información y mucho ánimo!