sábado, 4 de octubre de 2008

EL LATÍN DE 4º, OTRA VEZ

A finales del curso pasado, unas reflexiones que hice en este blog sobre el Latín de 4º de la ESO dieron lugar a un verdadero alud de comentarios.
Ahora que ha comenzado el curso, creo que ya se pueden hacer algunas consideraciones sobre la realidad de esa materia (optativa, no lo olvidemos) y las perspectivas de futuro que se abren. Empiezo por exponer mi experiencia en las tres semanas escasas que llevo impartiéndola. Sería buena cosa que los profesores que lean esto, y estén impartiendola también, comenten cómo les va, cuántos alumnos tienen, y todas las reflexiones que crean convenientes.

En mi caso, tengo 19 alumnos (sobre un 4º de la ESO de cuatro líneas). El número no está mal, aunque hay un pequeño grupo (4 ó 5) para quienes aprender es un empeño vano, y otro (3 ó 4) que ponen cierto esfuerzo... y poco más.
Como ya dije en su momento, utilizo el texto de Santillana, elaborado por Conxa Pont, Charo Marco, Enrique Martínez et alii. Me pareció (y me sigue pareciendo) el más adecuado: dedica su tiempo a la lengua, sigue un método que recuerda el de Orberg, y es claro.

Desde el comienzo, noté que los alumnos apreciaban el uso del latín vivo y, por tanto, los colloquia y las narrationes. Unos cuantos ya hacen algunos pinitos, además del Salve! y el Vale! de rigor. Las nociones de etimología también tienen bastantes seguidores, lo mismo que los apartados de cultura. Creo que se deben alternar la lengua y la cultura: ambas se necesitan mutuamente. En general, estoy satisfecho del desarrollo de la materia, de la positiva participación en clase, y de la correcta atención. Parece que los cimientos están puestos y que son sólidos. Ahora toca levantar el edificio.

Como he dicho al principio, serán bienvenidos todos los comentarios que enriquezcan estas impresiones mías.

8 comentarios:

Xose dijo...

Estoy en líneas generales de acuerdo con tu apreciación del curso. Yo tengo que hacer hincapié, en el plano lingüístico, en los aspectos gramaticales más generales, porque la base de mi centro es en ese sentido, muy mala. Intento combinar lengua y cultura, por supuesto, y en ese sentido, el "latín vivo" me está dando frutos muy interesantes, combinado con las explicaciones genéricas a las que me he referido antes. Un saludo muy afectuoso

Magister-Διδασκαλος dijo...

Xose:
Totalmente de acuerdo. También en mi caso he de suplir las carencias gramaticales de mis alumnos. Recuerdo que un profesor que tuev en la universidad nos recordaba que, más que enseñar latín, nos pasaríamos la vida enseñando gramática castellana...
Un saludo y gracias por tu comentario..
Luis.

Álvaro P. Vilariño dijo...

Hola Luis, pues nosotros empezamos con el Lingua latina, y aún es pronto para hacer valoraciones. Las clases discurren bastante animadas y con mucha participación.
Poco a poco se van metiendo los temas de cultura. Para eso me está dando mucho juego la publicación en el blog "Viam Stratam". Les dejo en el aula virtual toda la información (pdfs, webs relacionadas, etc) y la verdad es que está funcionando, publican de dos en dos y se les ve animados y entusiastas.
Pero esto es aún el principio...

Xose dijo...

Yo he optado por regalarles a cada alumno un lápiz usb. Tienen que traerlo a clase todos los días, y ahí les voy incluyendo el material didáctico pdf, vídeos, archivos de mp3 (por ejemplo algún recitado de poesía latina)de trabajo en relación con las unidades didácticas. Evidentemente, puede hacerse si los grupos son muy reducidos, porque de lo contrario, es un gasto departamental grande el primer año. Luego queda rentabilizado.

sunny molina dijo...

Hola Luis!

Yo que en su momento tenía la intención de utilizar el Orberg en 4ºESO, al final no lo hice porque no quería tirarme a la piscina sin antes haberlo trabajado yo sola. De entre tanto manual, también elegí el de Santilla que me parició estupendo. Hoy, después de 3 semanas, puedo decirte que, mis alumnos (15) están apasionados con el latín. Intento alternar la lengua y la cultura y me da resultados muy positivos. Les propuse hacer representaciones breves de cada diálogo de unidad y están todos muy dispuestos. Por ahora estoy contentísima con su reacción, veremos si en próximos post puede seguir diciéndote lo mismo.
Me encanta tu blog Luis. Saludets.

planseldon dijo...

Enhorabuena, Luis.

Yo este curso sigo disfrutando de mi excedencia francesa, pero en septiembre me reincorporaré a mi Mancha Manchega si Dios quiere, y me surge una duda... En mi instituto seré el único profe de Clásicas (salvo que vuelva meterme a la aventura de jefatura de estudios, que no creo). Eso significa 8 horas de latín y 8 de griego en bachillerato. Me imagino que el latín de 4º son dos horas... Eso significa que pasas a tener 18 horas lectivas. ¿Qué pasa entonces con la Cultura Clásica? Supongo que habrá que convencer a gente de lengua o de historia para que la den (aunque me temo que así perderá el enfoque lingüístico que a mi me gustaba darle, basándola principalmente en el estudio de las raíces grecolatinas del castellano) ¿Qué opinas de todo esto?

Magister-Διδασκαλος dijo...

Apreciado Carlos:
Te respondo con lo poco que yo sé. El Latín de 4º, al menos en Catalunya, es de tres horas, con lo que irías a 19 horas. La Cultura Clásica, en nuestro caso, también tiene tres horas. O sea: 22 en total. Puedes pedir que te dejen hacer las 22 horas lectivas, a cambio de no hacer guardias. Aún así, harás una hora de más.
Te aconsejo que, en la medida que puedas, no dejes la Cultura Clásica, por los mismos argumentos que tú esgrimes.
Claro que si tienes algún cargo y te mandan a alguien más de clásicas...
El curso próximo, yo también me encontraré con el mismo problema, aumentado porque soy Coordinador de Bachillerato. ¡Ya veremos cómo lo resuelvo!
Un saludo cordial.
Luis.

planseldon dijo...

Gracias por la pronta respuesta, Luis. Veremos qué se puede hacer...
La verdad es que hay que tener aguante para coger 22 horas lectivas, pero como bien dices hay que evitar en lo posible que Cultura Clásica no sea impartida por filólogos clásicos. Igual acabo volviendo proponerme a jefatura para poder traer a otro profe de clásicas. (Que es el fondo del problema, el que no sea obligatorio contar con, al menos, un profe de latín y otro de griego por centro).