domingo, 6 de mayo de 2007

TRADICIÓN CLÁSICA

Nuestra vida anda llena de ejemplos de tradición clásica, o referentes, como les gusta a otros decir.

Hace cosa de un año, muy cerca de mi Instituto apareció un centro dedicado a actividades extraescolares para niños de hasta 12 años. Su nombre: Tempus Ludi.
Recuerdo que no fui yo el primero en darse cuenta, sino que un alumno de bachillerato vino a clase con la noticia, orgulloso de haber descubierto el rótulo y de saber el significado.

Así que, aprovechando ese 'hallazgo', comentamos en clase los diversos sentidos de ludus en latín. Comenzamos con el que era claro en el caso que nos ocupaba: diversión, juego, entretenimiento... Luego pasamos a ver otras variantes, como el sentido de 'broma': per ludum ('de broma'). Y hablamos de su empleo para designar diversos tipos de espectáculos presentes en la vida romana: los ludi Romani, los ludi circenses, los ludi scaenici... Y las competiciones de tipo físico, como los ludi gladiatorii; o de carácter intelectual, con su acepción más frecuente referida a la enseñanza. Aparecían aquí expresiones como 'maestro de escuela' (ludi magister), o bien 'escuela elemental' (litterarum ludus), o 'ir a la escuela' (in ludum ire).

(Se hace obligatorio abrir un paréntesis para citar, siquiera de pasada, los recientes Ludi Saguntini celebrados con gran éxito hace bien poco, y a los que me referí en la anterior entrada).

Y, dándose una vuelta por Google, ¿qué aparece? Mirando tan sólo la primera página de ludus y de ludi, nos encontramos con:
-una revista on-line italiana de videojuegos.

-una empresa de espectáculos de animación, de Ronda.
-una compañía inglesa de danza.
-el nombre artístico de un viñetista humorístico italiano.
-un portal francés de actividades para la enseñanza de la historia y de la geografía.
-una asociación deportiva universitaria de Barcelona (ludus et
amicitia).
-una empresa brasileña
de consultoría y asesoría en educación.
-una liga universitaria francesa de improvisación teatral.
-una empresa de servicios profesionales del espectáculo (Girona).

O sea, un conjunto de entidades que reflejan el abanico de los significados de ludus arriba mencionados.


Recuerdo que aquella fue una de esas clases prácticamente improvisadas, que resultan muy rentables para transmitir unos conocimientos de manera natural y con la audiencia especialmente receptiva.

Por eso, uno siente sana envidia cuando ve, en el plan valenciano de estudios de segundo de bachillerato, que en todas las modalidades se ofrece a los alumnos la posibilidad de cursar la asignatura optativa titulada 'Referentes clásicos de las manifestaciones culturales modernas'.

No me extraña, por tan
to, que alumnos bien dispuestos estén padeciendo un auténtico síndrome de referentes del mundo clásico. Es una de esas cosas con efectos secundarios y que crean adicción. En este caso, una buena adicción.

2 comentarios:

Flauta de Pan dijo...

Salve!
Gracias por tu felicitación.
Como dice Iaenus, también finalista, ojala se lo llevara un clásico. Sería un "premio" simbólico a todo este trabajo que hemos iniciado con la ayuda y ánimo de nuestra Ana!!!. Sería un premio para todos!!!!
Cura ut valeas!

Ana dijo...

Creo que no ha llegado el comentario que he escrito antes, pues me ha dado un problema al cargar la página.

Decía que a los referentes estamos enganchados tanto alumnos y profesores, y creo que es una enfermedad que ya no se cura, sino que nos acompañará (afortunadamente) para el resto de nuestras vidas.

Es el primer año que puedo dar la materia, pues es una optativa que compite con informática, educación física y similares, así que puedes imaginar la competencia. La oferta en los centros no es obligatoria, así que nos "toca" hacer propaganda cada año. Ahora que por fin ha salido, espero que continúe: los alumnos (nuestra mejor publicidad) están encantados y yo estoy disfrutando muchísimo. El hecho de haber trabajado con otros centros gracias a Internet nos ha abierto unos horizontes amplísimos, y eso que los chavales hacen todo ese trabajo desde sus casas, pues no tenemos acceso al aula de informática (imagina si tuviéramos).

Es una pena que no se valore más esa tradición clásica, queramos o no, somos el producto de la civilización grecolatina. Siempre lo ponemos en las programaciones pero no es sólo palabrería: para entender nuestro presente es imprescindible conocer nuestro pasado y reconocer esa deuda con la antigüedad clásica. Los alumnos de "referentes" se enganchan porque descubren esa verdad que ha estado ahí todo el tiempo, sólo a la vista de los afortunados que hemos podido acceder a la cultura clásica. En fin, creo que a ti no hace falta convencerte (perdona el discurso).

Muchas gracias por todas las referencias, especialmente las de los alumnos.