miércoles, 3 de enero de 2007

UNA CARTA A LOS REYES

Apreciados Reyes de Oriente:
A estas alturas, casi todos mis alumnos os habrán enviado su carta. Y supongo que estarán llenas de deseos materiales. Yo me atrevo a pedir algo menos tangible para ellos. Como Sus Majestades son, además de magos, sabios, no hace falta que ponga nombres a las peticiones. Quizá los interesados también sepan ver qué les corresponde a cada uno.

Para algunas y algunos en particular:
-Una buena dosis de motivación para lograr que tanta capacidad oculta salga a la luz, cosa que espero ver.
-Otra buena carga de voluntad para afrontar el estudio como un reto posible, e incluso ilusionante, de alcanzar.
-La recuperación de la alegría perdida. Casi siempre, los problemas familiares calan muy hondo y cuestan de digerir.
-La clarividencia necesaria para darse cuenta de las propias limitaciones y saber pedir ayuda cuando se necesita.
-La fortaleza suficiente para superar problemas personales y acudir a quien puede ayudar.
-La constancia para perseverar en el esfuerzo diario. Eso siempre tiene recompensa.
-Y la generosidad necesaria para echar una mano a quien lo necesite.

Para todas y todos:
-La alegría de aprender profundizando en el saber.
-La alegría de compartir los conocimientos con los demás.
-La alegría de contribuir a que la clase sea un buen lugar de amistad y de convivencia.
-El esfuerzo por hacer cada día mejor las cosas. Eso también produce alegría.

Y para mí:
-No defraudar a nadie y poder ver cada día el crecimiento interior de mis alumnos.

A partir del lunes 8, espero comprobar que la generosidad de Sus Majestades supera nuestros deseos.

3 comentarios:

charo dijo...

Luís, ¿puedo también pedirme lo mismo?

Cómo has sido bueno, seguro que te traen todo lo que pides.

Saludos

Magister-Διδασκαλος dijo...

Gracias, Charo.
¡Seguro que 2007 será un gran año!
Saludos.

Ana dijo...

Con un poco de retraso, me sumo a la petición de Charo. ¡Qué suerte tienen tus alumnos por tenerte como profesor!