jueves, 14 de septiembre de 2006

HA COMENZADO EL CURSO

Pues sí: la rutina veraniega ha dejado paso a la aventura de cada día. Como casi siempre, este año me toca ser tutor de segundo de bachillerato –el de ‘letras’-, cosa que agradezco.

La puesta en escena suele ser siempre festiva, alegre, como si no fuera el inicio de una etapa ardua. Pero ya está bien así.

Se han incorporado tres nuevos alumnos (les damos una sincera bienvenida) a los otros veintiún supervivientes de primero. Este año sólo hay un repetidor en la clase, lo cual habla bien del curso anterior.

De ese total de veinticuatro, tan sólo nueve cursarán griego, y once latín. Digo tan sólo, pero soy consciente de que en absoluto son números bajos, viendo lo que es usual por ahí.

El paisaje inaugural, en esa primera hora de tutoría con el grupo, fue más o menos así:
  • dosis abundante de sonrisas por doquier,
  • preámbulo y epílogo llenos de recuerdos veraniegos profusamente explicados,
  • hacerse con el nuevo ubi de los mayores de la casa,
  • el inevitable formalismo de los horarios, avisos, recomendaciones, etc.,
  • evidentes contrastes de color: la gama va del bronceado-de-horas-y-horas-de-playa al pálido-de-trabajo-en-supermercado,
  • recuperación de amistades puestas entre paréntesis durante casi tres meses,
  • la fatal constatación de que no hay más remedio que clausurar el verano.
Por lo demás, en el inicio real de las clases, he comenzado a esgrimir la escoba para quitar las telarañas que se han instalado en tres meses de quasi-oclusión mental. La predisposición no es mala. A ver si entre todos lo conseguimos.

3 comentarios:

Salvator Canariensis dijo...

Salve, o magister Ludovice!

De tu artículo sobre el comienzo del curso resalto dos cosas:

1º) Tu frase "la gama va del bronceado-de-horas-y-horas-de-playa al pálido-de-trabajo-en-supermercado" (aún me dura la carcajada; es un buenísimo resumen sobre las dos caras del verano para los estudiantes, unos que disfrutan y otros que aprovechan para ganarse unos dinerillos).

Y 2º) Lo de que "La predisposición no es mala. A ver si entre todos lo conseguimos.". Yo estoy completamente seguro de los éxitos, tanto tuyos como de tus alumnos.

Alea jacta est, dilectissime amice, etsi securitate cursus excellens erit.

Salvator Canariensis dijo...

Salve, o magister Ludovice!

De tu artículo sobre el comienzo del curso resalto dos cosas:

1º) Tu frase "la gama va del bronceado-de-horas-y-horas-de-playa al pálido-de-trabajo-en-supermercado" (aún me dura la carcajada; es un buenísimo resumen sobre las dos caras del verano para los estudiantes, unos que disfrutan y otros que aprovechan para ganarse unos dinerillos).

Y 2º) Lo de que "La predisposición no es mala. A ver si entre todos lo conseguimos.". Yo estoy completamente seguro de los éxitos, tanto tuyos como de tus alumnos.

Alea jacta est, dilectissime amice, etsi securitate cursus excellens erit.

Magister-Διδασκαλος dijo...

Gracias, Salvador, por tus ánimos. También he leído tu comentario en el forum de 'Latiniando': ¡atacas por dos flancos..!
También puedes criticar de vez en cuando algún contenido. Te lo agradeceré de verdad. Un abrazo.